La mente del que no se a(r)ma

Nos creemos tan poco, tan inferiores, tan insignificantes. Siempre miramos al otro, al de al lado, aquel al que todo parece irle de perlas, al que tiene virtudes y aptitudes, al que se le da bien y lo hace bien. La depresión nos invade, la autoestima se envuelve en una atmósfera negra llena de pensamientos negativos y nefastos, el suelo no es el límite para nosotros y nos hundimos en el subsuelo, bajo tierra, como si fuese un ataúd de autoestima tapado con una pila de sentimientos nocivos. No salimos de ahí, es como una especie de zona de confort donde evadirnos de la realidad y creer para toda la vida que no valemos, que estamos mejor así sin creer en nosotros y ver como otros pisan el suelo donde estamos enterrados.

La mente del que no se a(r)ma esconde tantos secretos y tantos temores, fantasmas del pasado y errores. La mente del que no se a(r)ma es tan impredecible que nunca sabes por donde saldrán los tiros. Deja de no amarte y empieza a armarte. Ármate de valor, de ganas, de fuerza, ármate y dispara contra todos tus temores, tu sufrimiento, dispara ‘’al no puedo’’ y de paso al ‘’no lo voy a conseguir’’

Ármate y ámate.

Anuncios

Iguales a la par que diferentes

Nos gustan cosas distintas. Tú visualizas un mundo imaginario mientras yo lo vivo en carne propia. Tú luchas con un teclado y un ratón mientras que yo lo hago escribiendo. Porque tú te dedicas a las nuevas tecnologías y yo me aferro al desusado papel.

Nunca dos polos opuestos se han atraído tanto. Muchos no se molestan en entenderlo. Yo quiero aprender de ti, de lo que te gusta. No quiero dedicarme a ello ni imitarte para gustarte más o gustarles a terceros, tampoco pretendo que tú lo hagas. El amor que sentimos, la fuerza con la que lo vivimos, el respeto que nos tenemos y el aprendizaje mutuo es lo que nos hace eternos. No hace faltar hacer lo mismo para entendernos, porque con la mirada nos conocemos.

No lo llames paraíso, llámalo Italia.

No lo llames paraíso, llámalo Italia.

Italia

País que se encuentra al sur del continente europeo y posee aproximadamente 60 782 897 habitantes. Italia es mucho más que lo ya conocido, simplemente hay que adentrarse y observar. El país eternamente excepcional, donde cada rincón es una obra de arte, un museo al aire libre, un bosque a tiempo completo.

Porque desde que pisas Milán, necesitas tu cámara en mano para inmortalizar momentos

No puedes quitar la vista de sus calles, sus pasadizos, hasta llegar a la grandiosidad. La catedral de Milán es una de las atracciones principales de esta sorprendente ciudad.

IMG_0116
Catedral de Milán

Te despides de ella para recorrer carretera, sin ninguna vista grotesca hacia una fabrica o polígono. Verde que te quiero verde.

IMG_0129

Y llegas allí, a ese lugar del que nunca has escuchado hablar mucho, no es Venecia o Florencia, ni el coliseo, pero es Sirmione, una pequeña localidad italiana la cual se encuentra orillas de Lago de Garda, extenso y azul como el propio cielo.

Los pequeños rincones del mundo, aquellos que apenas tienen repercusión, pueden ser los más sorprendentes. Fue la población italiana que más me gustó. La recorrí, la disfruté y la degusté (Helado de Oreo, Kinder y Nectarina, vaya mezcla)

Volvimos a coger la carretera, regresamos a viajar por las autopistas, pero ¿quien dijo que transitar autopistas es aburrido? Teniendo paisajes explendidos ante tus ojos, no lo creo. Contemplar los alpes y pequeñas poblaciones con encanto en un viaje en autocar no tiene precio.

Finalmente, me encontré contigo Julieta, con tu preciosa ciudad de Verona, tan desconocida para mi. Llegué a tu casa, llena de notas: amor, amistad, familia… Miles de historias se quedan selladas en esas paredes y todos podemos escribir un poquito de historia en la casa de Julieta y en la ciudad de Verona, podemos contribuir a que una tradición continúe. ¿Quién no conoce la historia de Romeo y Julieta? Yo no pude dejar un papel, pero me sentí parte de ello con pisar ese lugar.

Y es que Verona no es solo Romeo y Julieta, sus calles y sus monumentos tienen mucho que contarnos.

Cuando pisas la ciudad más bonita de Italia, te imaginas en una góndola, paseando por sus canales y puentes. Jamás te la esperas pasada por agua, con la plaza de San Marcos inundada y sin apenas poder moverte.

Pero qué bonita eres Venecia, con lluvia o sin ella. Es que es eso lo que te caracteriza, el agua. Porque a excepción de una de tus islas, el transporte no existe a excepción de las embarcaciones, solo hay agua, góndolas y barcas para transportarte por tus canales, por tus aguas y por la laguna que te rodea. Incluso con lluvia, tienes maravillas que mostrar, dejando un paisaje precioso. Volvería mil veces más.

Al igual que con Sirmione, hay lugares de Italia que no conocemos, que no creemos famosos, pero os juro que albergan cosas increíbles.

Ahora mismo hablo de Padua, lugar de culto a San Antonio de Padua. No nos podemos perder visitar la Basílica de Padua, (un referente turístico en la religión) y Prato della Valle, plaza cruzada por una canal, una de las mas grande de Europa.

A la hora de hablar de monumentos italianos más fotografiados ¿qué pensáis? Pues os hablo de la torre más famosa del mundo, la torre inclinada de Pisa.

IMG_0409
Torre inclinada de Pisa

Pero no es el único edificio de esta región que está inclinado, porque hay muchos más, entre ellos el baptisterio. La inclinación de la torre es debido al terreno, ya que por el lado inclinado es pantanoso y por el lado contrario es tierra, de ahí la inclinación de la torre, uno de los símbolos más visitados de Italia. Pisa es un mundo, algo que debemos ver al menos una vez en nuestra vida. Vamos por la torre pero nos llevamos en nuestra retina monumentos, y en nuestra memoria historias interesantes sobre esa ciudad.

 

IMG_0442
Vista panorámica de Pisa

Justo en el camino a otra ciudad, me dormí en el autocar. Cuando abrí los ojos, observé la que es para mí la ciudad más especial de toda Italia, una galería de arte (casa de los Médici) repleta de calles y callejones que esconden muchas historias. Florencia, te vi en panorámica, de izquierda a derecha, y luego pude caminar por ti, ver todo lo que escondes, todo lo que puedes ofrecer.

Porque eres el Duomo, eres la Academia, eres el David de Miguel Ángel, eres escultura, arte, rió, el Ponte Veccio y todos los que recorren el arno. Una de las maravillas del mundo aunque no se reconozca como tal, pero lo digo yo. Porque a mi me sorprendió más la cúpula de Santa Maria del Fiori que la propia Capilla Sixtina en Roma (podéis llamarme loca).

Entre una cosa y otra, llegamos a Siena, visita express la cual me hubiese gustado alargar más, porque como dije antes las pequeñas cosas son las que más nos acaban sorprendiendo.

Así que me adentré en su callejones, vi su catedral, compré pizza, y me quedé con ganas de más. Aunque, lo bueno y breve, dos veces bueno.

Como siempre, todo lo bueno llega a su fin. El camino me llevó al último destino, Roma. Porque como se suele decir, todos los caminos llevan a Roma, y sinceramente, no quiero saber cómo se sale de Roma. La guía local nos comentó que ”esta ciudad nunca se conoce del todo”.

Es inmensa, el museo al aire libre más grande del mundo. Aquí, lo urbano se mezcla con la antiguedad. Puedes contemplar las ruinas romanas, el coliseo, y justo al lado un edificio financiero.

Porque por muchas construcciones que haya, por mucho que la sobreexplotación del terreno se imponga, Roma seguirá siendo Roma, nunca perderá su esencia, su tradición, su identidad. El Vaticano, su museo, la Basílica de San Pedro, no hace falta ser creyente para conocerla. El museo Vaticano alberga maravillas, a cada paso que das ves algo que te impresiona, que te sorprende e incluso que te emociona. A día de hoy sigo sin entender como se puede plasmar sobre pintura o escultura sentimientos desgarradores. Acabamos el recorrido en la Capilla Sixtina, donde su techo y la pared principal han sido pintados por Miguel Angel, tardó 4 años en pintar el techo y 6 años la pared principal. Son 3 horas de recorrido intenso, pero vale la pena.

 

 

Y como dije antes en palabras de la guía local que nos acompañaba, Roma nunca se conoce del todo, y menos en dos escuetos días. Pero lleve a contemplar el Coliseo Romano, el Foro Romano, la Plaza España y la Fontana Di Trevi, donde no solo pedí un deseo, sino tres.

Y volveré. Volveré a Italia. Pisaré Pompeya, Nápoles, Capri, esos lugares tan mágicos que me faltó por ver. Viajar alimenta el alma, la mente, y el corazón. Los países son como libros, con historias que contar y personajes de todo tipo, y yo quiero leer muchos de ellos, recorrerlos y conocerlos.

Y a este libro, no lo llames paraíso, llámalo Italia. Y lo volveré a leer.

Del 17 al 24 de Septiembre de 2017

Zoociedad

¿Sabéis qué?

Vivimos en una sociedad amarga, marcada por la codicia, el despotismo y la crueldad, en la cual si no encajas con los cánones absurdos impuestos por una mayoría insulsa te lloverán una oleada de insultos y vejaciones. Y todo ¿por qué?

Simplemente porque las mentes de hoy en día están vacías, son como máquinas expendedoras de daño. Sus mentes no ven más allá del culto al cuerpo, y viven por y para recibir likes en una red social. El mundo virtual nos ha vuelto unos hipócritas.

Porque la sociedad en la que vivimos está plaga de mediocres que caminan juntos para el mismo lado, y todos andan hacia el mismo objetivo, dañar al prójimo con el fin de sentirse superior.

A todos los que sois así (y para que lo entendáis) felicidades por vuestros likes, qué pena que no los podáis reunir a lo ”código de descuento” para compraros un cerebro.

La resistencia

Vivimos en un mundo predeterminado y establecido, donde enseguida te etiquetan. Si no piensas o hacer algo de una determinada forma, ya eres esto o aquello. Si haces algo o vas a un sitio que está de moda, da igual que te guste de verdad, da igual, ¿sabes lo que eres? Postureo. Si, así te llamarán. Absurdo ¿no es así?, pero ¿por qué nos paramos a pensar en los demás y en el qué dirán y no ponemos un punto de atención a lo que de verdad queremos nosotros?

No, queremos gustar, ser los más originales, los diferentes, la ”resistencia”. Queremos presumir en redes sociales de no seguir a las masas, de aparentar ser nosotros mismos solo para agradar a una minoría amargada que vive del quehacer de los demás.

Basta ya

No hay nada de malo en que te guste el puto Starbucks, en que te quieras llevar el vaso a casa subir una foto, porque es LO QUE TÚ QUIERES. Pero no lo haces, porque ”van a decir…”. No te tienes que sentir orgulloso de ser diferente, sino te tienes que sentir orgulloso de ser tú mismo, eso es lo que marca la diferencia. No eres más auténtico por no seguir a las masas, eres auténtico por tu esencia, por no abandonar tus creencias, por ser tú a pesar de lo que digan otros.

Duele

Duele que te vayas 

Duele cuando callas

Cuando arañas las heridas ya creadas 

Cuando hielas lo que el fuego abrasaba 

Hielo es lo que siento cuánto te vas 

Cuando te apartas y no me atrapas 

Duele que me dejes duele que te alejes 

Duele que no esté en mi mano las decisiones del futuro

Lo que está claro, es que a ti te quiero como a ninguno 

Duele vivir con miedo 

Duele tenerte y sentir que te me desprendes 

A mi yo de hoy [¿Cómo titular este desastre? (3)]

Debería ser a mi yo de ayer, creo que así lo haría mucha gente. Yo quiero hablar con el presente, con la yo de hoy, de este día. 

Quería decirte que estoy orgullosa de ti, de la persona​ en la que te has convertido. Y es que, a pesar de los obstáculos, has cogido tu vida por los cuernos y has dado todos los pasos que antes no creías logrados. 

Que si, lo sé, en el pasado te hundieron, de ti se rieron. Te traicionaron, te engañaron, hasta te humillaron. Pero tú seguiste al pie del cañón, dando oportunidad a todo lo que venía y se presentaba, porque la vida siempre sorprende. Y es cierto, sorprende con creces, tienes que darle una oportunidad y verla de frente. Hoy eres una persona fuerte, con las cosas claras y la mente centrada, cumpliendo tus sueños y tus propósitos, sin un qué dirán. 

Querida yo de hoy, eres genial. Tienes una vida genial, con sus cosas buenas y malas, por supuesto. Disfrútala y no dejes que nadie interrumpa tus propósitos. Vive tu vida y vive tus sueños, con corazón y deseo.